18+ Prohibida venta a menores

Cómo elegir el mejor sustrato en interior, la base de un cultivo exitoso

Elegir un buen sustrato para el cultivo indoor es de vital importancia para conseguir la mejor cosecha. Un sustrato en mal estado o de baja calidad puede ser un escollo insalvable para el cultivo. Tierra apelmazada o con mal drenaje es la puerta de entrada al estrés y las enfermedades. Sigue leyendo para saber cómo elegir el mejor sustrato para cultivar marihuana indoor.

Índice de contenidos

  1. Características del sustrato para cultivos indoor
  2. ¿Cuál es el mejor sustrato para cultivar marihuana en indoor?
  3. Ventajas y desventajas de cada tipo de sustrato
  4. ¿Cómo calcular la cantidad de sustrato que necesito para mi cultivo indoor?
  5. Elegir sustrato de tierra para interior según la cantidad de abono que contienen

Elegir un sustrato de interior adecuado es la mejor ruta a un cultivo exitoso, ya que este permite el anclaje y el desarrollo de la planta en el cultivo de interior. Un buen sustrato, además, proporciona las condiciones idóneas para que las raíces absorban los nutrientes fácilmente y tu cannabis alcance su máximo potencial.

Características del sustrato para cultivos indoor

La planta de la marihuana necesita un sustrato que tenga, sobretodo, dos características principales:

  • Capacidad de retención de agua: el tiempo que el sustrato se mantiene húmedo.
  • Aireación del sustrato: las raíces del cannabis necesitan humedad y oxígeno, un sustrato aireado y esponjoso que no se apelmaza les permite desarrollarse rápidamente.

Sin embargo, a veces resulta difícil unir estas dos condiciones al mismo tiempo, pues suele suceder que cuando el sustrato retiene mucha agua,  resulta menos aireado, y si es muy aireado se seca enseguida y necesita irrigación constante. Sin embargo, existen materiales que resultan idóneos para el cultivo en interior de marihuana, a continuación te explicamos las características de cada uno.

Por ello, los sustratos que se venden en grow shop, suelen tener las características ideales para el cultivo de cannabis.

¿Cuál es el mejor sustrato para cultivar marihuana en indoor?

Existen diferentes sustratos para el cultivo de cannabis en interior, y cada uno de ellos tiene unas características distintas y requiere unos abonos diferentes. Elegir uno u otro, dependerá, más que nada, del tipo de cultivo que quieras realizar. Veamos qué opciones hay:

  • Tierra: es el medio natural del desarrollo de las plantas, la mayoría vienen preparadas con micorrizas y/o tricodermas para favorecer la vida beneficiosa que se forma de manera natural en exterior, por la descomposición de materia vegetal y aparición del micelio.
  • Fibra de coco: es un subproducto industrial que después de un tratamiento se utiliza como medio de cultivo. Es un sustrato orgánico inerte.
  • Hidropónico: en este grupo encontrarás a una serie de materiales generalmente inertes usados como sustrato en cultivo hidropónico como la arlitala lana de roca, etc.
Se recomienda germinar las semillas entre servilletas de cocina húmedas, fuera del sustrato. Una vez germinen, sí que habría que plantarlas en tierra.

Ventajas y desventajas de cada tipo de sustrato

Como acabamos de comentar, existen varias opciones para el cultivo de interior en cuanto a sustratos. Para saber cuál se adapta mejor a tus necesidades, deberás conocer las ventajas y desventajas de cada uno:

Cultivo en tierra

A favor

  • Con la tierra sí que podrás utilizar abonos orgánicos con lo que el sabor y aroma de los cogollos será de una calidad superior al cultivo en coco o hidropónico.
  • Cultivar con este tipo de medio resulta más fácil pues hay mayor margen de error respecto a los otros tipos de sustratos. Si bien es cierto que la mayoría de cultivadores que utilizan tierra para el cultivo de interior también complementan la alimentación de las plantas con abonos a través del riego. El medio en sí ya contiene nutrientes, por lo que es más difícil que las plantas sufran de cualquier tipo de carencia en sus inicios y, en caso de padecerla, los daños NO se producirán con la rapidez que sí lo hacen en coco y en hidro.

En contra

  • La tierra pesa más y es más cara que los demás sustratos para interior.

Para más información acerca de la composición de cada uno de los sustratos, tanto en interior como en exterior, puedes visitar cómo elegir el mejor sustrato para plantar marihuana.

Cultivo en coco

A favor

  • Suele ofrecer mejores producciones que en tierra: al ser un sustrato muy aireado la planta puede realizar los procesos metabólicos de forma más rápida; esto se traduce en un desarrollo mayor y más rápido en todos los sentidos, por lo que habitualmente se consiguen cosechas más abundantes. Además, sus raíces avanzan rápidamente. Es por ello que los sustratos tipo tierra contienen un porcentaje de fibra de coco.
  • El cultivo en coco suele resultar más fácil que el hidropónico.

En contra

  • La parte negativa de este método de cultivo es  que el sustrato no retiene agua como lo hace la tierra, por lo que normalmente, los cultivos en coco se realizan con riego por goteo (aunque es posible hacerlo con otro tipo de riegos y también a mano).
  • Además, los fertilizantes a usar deberán ser minerales, ya que el sustrato no retiene nutrientes como lo hace la tierra. Asimismo, si usas un sistema de riego, deberás usar abonos minerales o muy filtrados de forma obligatoria, ya que sino, correrás el riesgo de taponar los sistemas de riego o goteros.
  • Al ser un sustrato inerte resulta más grave cometer un error en cuanto a la fertilización, y sus consecuencias serán más mayores que en cultivos con tierra.
  • Más difícil que el cultivo en tierra.
Incluso en cultivos de exterior, en muchas ocasiones se usan macetas en lugar de usar el el sustrato de la “tierra madre”, ya que en muchas ocasiones este no cumple las condiciones ideales, y es muy costoso transformar ese sustrato.

Cultivo en hidropónico

A favor

  • Con este sustrato es fácil obtener una alta producción, por el tipo de nutrientes que requiere (minerales o orgánicos muy filtrados)
  • Promueve un buen desarrollo radicular, ya que las raices avanzan con facilidad.
  • Es el medio con el que se consigue un mayor equilibrio entre aireación del sustrato y retención de agua.

En contra

  • Requiere irrigación constante por lo que normalmente se necesita de un sistema de riego y recirculación automático.
  • Generalmente se utilizan abonos minerales para no tapar los conductos de irrigación, por lo que el sabor y el aroma del cannabis nunca tendrán la calidad del que se consigue con sustratos de tierra y los abonos orgánicos.
  • Los únicos nutrientes que reciben las plantas, se deben aportar a través del riego.
  • Debido a que los nutrientes se administran a través de la solución acuosa, cualquier error en este sentido se paga mucho más caro que con un cultivo realizado con tierra. Es decir, un desajuste en dosificación o pH puede hacer que se mueran las plantas de un día para el otro.

¿Cómo calcular la cantidad de sustrato que necesito para mi cultivo indoor?

Hacer un cálculo acertado de la cantidad de tierra o de coco que necesario para el cultivo es esencial para comprar el material necesario, sin excederse ni gastar de más, o quedarse corto y tener que hacer varios viajes al Grow Shop de confianza.

En un armario de un metro cuadrado se pueden ubicar 9 macetas de 7 litros, es decir aproximadamente 63 litros. Puede realizarse también con macetas de mayor tamaño, ubicando menos plantas por metro cuadrado (por ejemplo 6 macetas en 11 o 15 litros). También se puede o hacer un cultivo con muchas plantas en macetas pequeñas.

Normalmente, la cantidad final rondará entre 60 y 70 litros de tierra por metro cuadrado. Aunque repetimos, esto es una aproximación, pues dependerá de cómo se organice el espacio: algunos cultivadores trabajan con las plantas más juntas por ejemplo 9 macetas de 11 litros, y en este caso llegan a 100 litros de tierra por metro cuadrado.

Dado que con el sustrato de fibra de coco las raíces se desarrollan más rápido, se puede usar macetas más pequeñas, de 5 y 7 litros de capacidad.

En los sustratos tipo tierra, es importante también la presencia de perlita en él, pues esta ayuda a mejorar la retención del agua y a oxigenar el sustrato.

¿Cómo vas a cultivar tus plantas?

En realidad, para hacer el cálculo de cuánto sustrato necesitas, deberás tener claro primero qué método de cultivo vas a realizar y si vas a usar técnicas de training. Plantear la distribución de tus plantas en tu sala de armario de cultivo es una opción más que recomendable.

Por ejemplo, si se quiere cultivar mediante el método SOG (Sea of Green), las plantas estarán más juntas, ya consiste en desarrollar las colas centrales y una menor ramificación lateral. Por tanto, se podría decir que se añadirán más plantas por metro cuadrado y por ende más macetas.

El cálculo deberá basarse en cuanta tierra o coco necesita cada planta como mínimo para desarrollarse correctamente, y cuántas plantas como máximo se van a cultivar por metro cuadrado sin ocasionar problemas de espacio.

  • Un ejemplo de cálculo para SOG en coco sería 20-25 macetas de 5 litros en un armario de cultivo de 1,20 metros cuadrados. El resultado son 100-125 litros de sustrato de coco.

En cambio, si se busca realizar un cultivo mediante SCROG (Screen of Green), deberás elegir con cuántas plantas vas a querer llenar el espacio. Ya que este método consiste en guiar a las plantas para que ramifiquen de forma lateral (normalmente enredándola en una malla), de forma que se rellena el espacio de cultivo con menos plantas. Esto se traduce obviamente en que las macetas deberán ser más grandes, para que las plantas crezcan más.

Este tipo de cultivos, se pueden realizar incluso con una sola planta por metro, simplemente requerirá una maceta definitiva bien grande y el tiempo de crecimiento necesario para rellenar el espacio de cultivo.

  • Un ejemplo de cálculo para SCROG en coco sería 4 macetas de 11 litros en un armario de cultivo de 1,20 metros cuadrados. Por tanto, en este caso, necesitarías 44 litros de coco. En caso de cultivar una sola planta, podrías usar por ejemplo una maceta definitiva (es decir, la última tras los trasplantes), de unos 40-50 litros aproximadamente.

Como puedes comprobar, haciendo el cálculo de los dos ejemplos mencionados, la cantidad final de sustrato varía. Por tanto, es importante que tener claro cómo quieres cultivar tus plantas antes de comenzar, no sólo para elegir la cantidad de sustrato, sino también para saber qué genética de cannabis se adapta mejor a tus necesidades.

Recuerda que hay variedades que son más adecuadas para utilizar una técnica u otra. Por ejemplo, Monster de Eva Seeds y Cream Caramel de Sweet Seeds son buenas genéticas para realizar SOG pues desarrollan buenas colas centrales y poca ramificación lateral.

En cambio, Jamaican Dream y Black Jack serán candidatas ideales para realizar un SCROG por su abundante ramificación y su vigor vegetativo, que hace que respondan bien a las podas.

Jamaican Dream es una de las mejores variedades para cultivo en SCROG, pues tiene un crecimiento vigoroso, ramificado y uniforme.

Elegir sustrato de tierra para interior según la cantidad de abono que contienen

Durante las 2 primeras semanas de vida, las plantas no requieren grandes cantidades de nutrientes ya que los primeros días s cotiledones con las reservas que tiene la semilla y sus raíces son muy pequeñas como para asimilar altos niveles de nutrientes.

Hasta que la planta no tenga varios pares de hojas, deberás cultivarla con tierra poco abonada, ya que un exceso de fertilizante puede ser contraproducente si es una planta todavía pequeña

A partir de la segunda o tercera semana de vida, puedes comenzar a abonar suavemente y aumentar las dosis a medida que crezcan las plantas. En estas fechas suele ser ideal realizar un trasplante, en el cuál ya podrás usar una tierra más abonada (recuerda que si trasplantas con tierra abonada, no deberás abonar con fertilizante líquido hasta que se reduzcan los nutrientes en tierra).

En el caso de sustratos inertes como el coco, estos no varían pues la fertilización se hace exclusivamente a través del riego. Sin embargo, si vas a cultivar en tierra, sí que debes prestar atención a qué sustrato necesitarás para cubrir las necesidades de tus plantas en cada uno de sus estadios de vida.

Por su contenido en abonos los sustratos de tierra se clasifican en:

  • Light o poco abonados (2 o 3 primeras semanas)
  • Completos o muy abonados (para más de 6 semanas de vida)

Para que los puedas comparar mejor hemos agrupado las marcas de sustrato de tierra según la cantidad de abono que contienen. De esta forma identificarás cuál es la mejor tierra para cultivar según el estado de la planta.

Poco abonados, para dos semanas:

Abonado medio, para 3 semanas:

Muy abonados, para 6 semanas y más:

Si usas tierra muy abonada desde un inicio, sufres el riesgo de que tus plantas puedan sobre fertilizarse. Un indicador de que la planta tiene un exceso de nitrógeno, es una curvatura de las hojas (como la que aparece en imagen).

Si te gusta participar activamente en el abonado de las plantas elige una tierra poco abonada, ya que pasada una semana podrás comenzar a abonar con un fertilizante base.

Los estimulantes de raíces, así como las micorrizas y tricodermas, pueden y deben usarse desde el inicio del cultivo, una vez se planta la semilla o esqueje en la maceta.

Te recomendamos entender las necesidades de alimentación de la genética que estés cultivando y, en general, guiarte por la tabla de dosificación recomendada por el fabricante.

Si en cambio eliges un sustrato con abono para unas cuantas semanas, solo deberás aplicar los estimuladores de crecimiento o floración (según la etapa de cultivo), así como enraizantes y vida beneficiosa.

Un truco para aquellos cultivadores que no quieran realizar trasplantes en ningún momento del ciclo, es hacer varios estratos con la tierra; por ejemplo, se podría aplicar una tierra tipo All mix en un tiesto de 11l y dejar un agujero de unos 3 litros para rellenarlo con tierra Light Mix. De este modo, la planta se alimentará de la tierra poco abonada durante sus primeras semanas de vida, y tendrá acceso a una mayor cantidad de alimento en cuanto las raíces alcancen el tamaño suficiente como para acceder a la tierra más abonada.

Aun así, en Herbiesgrow, recomendamos empezar con una maceta pequeña (de unos 0.40L) e ir realizando trasplantes a medida que crezca la planta, ya que de esta forma controlarás mejor su crecimiento y quedarán plantas más robustas.

Como has podido comprobar, ¡Existen multitud de opciones! Se trata de que adquieras el conocimiento necesario para entender cuál es la mejor para ti. Si tienes cualquier duda, ¡Comenta!

Herbiesgrow

Deja una respuesta
índice de contenidos